miércoles, 2 de septiembre de 2009

DOS DESILUSIONES EL MISMO DIA

El Dos de septiembre de 2009 no será recordado como un buen día para el deporte español.
En esta fecha se hacía públicas las valoraciones del Comité Olímpico Internacional sobre las candidaturas olímpicas a la edición de 2016. Mientras en Oviedo se fallaba el Premio Príncipe de Asturias para el Deporte.
En ambas citas, un jurado decidía si Madrid reunía todas las premisas para organizar los Juegos. O, como en el caso asturiano, que deportista acaparaba mejores valores para hacerse merecedor del galardón más preciado de nuestro deporte.
En los dos tengo que disentir con el jurado. Me fastidia bastante en el caso del Príncipe de Asturias porque entre sus miembros tengo compañeros y amigos, a los que creo que la fabada y la sidra no les ha dejado discernir bien cuál es el objetivo del galardón. Se premian los valores humanos y deportivos. Nadie duda de los valores deportivos de Isimbayeva , pero tengo muchas dudas sobre los valores humanos.
La rusa , excelente atleta, busca más su trayectoria personal. Sigue los pasos de su entrenador , Sergei Bucka ( otro gran pertiguista) y mejora sus records centímetro a centímetro , acumulando dólar tras dólar en cada tentativa. Luego llegan las grandes competiciones y su “soberbia deportiva” ( no confundir , va sobrada y se lo puede permitir) le juega malas pasadas como en los Mundiales de Berlín donde no logro ni puntuar. Para mí nunca sería un ejemplo para la juventud,
A su lado como finalista estaba la hormiguita española. Un chica de Palencia ,con una cinta rosa en la cabeza, que también ha dedicado su vida al atletismo, en España lo ha ganado todo, en Europa, le costó, pero también . En Berlín puso el mundo a sus pies con un par…. Quizá otra después de su caída en Los Juegos de Pekín corriendo por tercera vez en su vida los 3000 obstáculos, se hubiera planteado otra salida. Pero Marta Domínguez es mucha Marta.
Quizá el nombramiento de Isimbayeva da más “glamour” al Príncipe de Asturias, pero no hace justicia. En esta ocasión la cigarra ha podido con la hormiga.
Madrid lo tiene complicado.
No es vinculante, pero la valoración del Comité evaluador de las candidaturas olímpicas, pesa y mucho. Madrid había puesto ( y yo con él) todas sus esperanzas en esta designación. Pero no nos engañemos, el COI, lastrado en la antigüedad y la tradición tiene muy difícil elegir dos ciudades del mismo continente consecutivas.
No importa que Tokio ya haya organizado unos Juegos y las ediciones de Seúl y Pekín estén muy recientes, o que la candidatura de Rio sea más folclórica que real. En Copenhague los miembros de Comité Olímpico Internacional votaran primero por el dinero de Chicago y su presidente Obana, aunque sea la candidatura más floja de todas. Y si salta la sorpresa y Chicago queda fuera , todavía tendrán excusas suficientes para designar otra ciudad que no sea la que presenta el proyecto más sólido: MADRID.
Ojala me equivoque pero tendremos que seguir esperando.
CHEMA ANES

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada