martes, 22 de septiembre de 2009

JUAN ANTONIO CORBALAN “El doctor”

Es fácil definir a Juan Antonio Corbalán como “el doctor”, de hecho es un prestigioso cardiólogo, pero su definición le viene mejor cuando la aplicamos a su trayectoria deportiva. Corbalán fue un doctor en la cancha, impartió doctrina allí donde jugó y toco con la punta de los dedos la gloria olímpica.
Juan Antonio nació el 3 de agosto de 1954 y comenzó a hacer sus pinitos baloncestísticos en el colegio San Viator, cuna de grandes baloncestistas y cantera de dos de las cuatro medallas madrileñas en este deporte. Allí el encontró Lolo Sainz que lo ficha para el Real Madrid a los 15 años. En su primer año en la entidad blanca gana el titulo de España en categoría juvenil, en la temporada 71-72 pasa al primer equipo después de haberse fogueado una temporada en el Claret.
Nadie apostaría que este joven de 17 años pasaría otras tantos encumbrado en la elite europea. Serán unos años de éxitos constantes con 12 ligas, 7 Copas de España, tres Copas de Europa y tres participaciones olímpicas que tendrán el colofón de la plata en Los Ángeles.
Un años después de su llegada al primer equipo alcanzaría la intercionalidad de la mano de Antonio Díaz Miguel que le convoca para los Juegos Olímpicos de Múnich.
El joven Corbalán no cuajo una buena Olimpiada , como todo el equipo español que tuvo la actuación más floja de su historial olímpico , pero le sirvió para empezar a hacerse con un hueco en el equipo nacional donde había bases de la talla de Buscato, Cabrera o Vicente Ramos. En Múnich, y a pesar de su juventud, participa en todos los partidos de la selección, menos ante Checoslovaquia, y concluye el torneo con 10 puntos anotados.
Al año siguiente logra su primera Copa de Europa gracias a sus tiros libres en la final ante el Pallacanestro de Varese, que había ganado las dos ediciones anteriores, por 84-82. El joven Corbalán había permanecido inédito durante todo el partido hasta que a falta de tres minutos la quinta personal de Carmelo Cabrera, unida las cuatro que tenia Vicente Ramos obliga a Pedro Ferrándiz a echar mano de Juanito “Chaval a jugar”, el partido trascurría con ventajas de uno o dos puntos para cada equipo, y los italianos cuando vieron salir a Corbalán decidieron que fuera él quien se la jugara haciéndole todas las faltas personales. Pero su mano no tembló y anoto seis tiros libre consecutivos para lograr el triunfo
Juan Antonio Corbalán que no había contado para el entrenador ni ante equipos suizos, noruegos y alemanes a los que se gano por más de 30 puntos se convertía en el héroe de la final pero aun así debía sufrir todavía un garro de agua fría. Camino del vestuario con la alegría en el cuerpo, Ferrándiz le espeto. “Chaval, si yo hubiera tenido que apostar dinero a que iba a ganar una copa de Europa contigo lanzando tiros libres, no hubiera apostado un duro”.
Mala visión del bueno de Pedro porque Juan Antonio Corbalán fue uno de los mejores lanzadores desde la bombilla.
Los títulos llegan en cascada con once ligas casi consecutivas hasta 1986.
En 1980 después de lograr la liga, y la Copa de Europa. Corbalán participa en sus segundos Juegos olímpicos en Moscú. La ausencia de Estados Unidos por el boicot al país soviético facilito la actuación del equipo español que a punto estuvo de lograr su primer podio, perdiendo en la lucha por el bronce con el equipo anfitrión.
Los Juegos de Moscú fueron una competición extraña con tan solo 12 equipos en liza y un extraño sistema de competición que dividió a los participantes en 3 grupos para luego dar paso a una fase final con los seis mejores, donde contaban los resultados de la primera fase, finalmente 1 y 2 de esta liguilla lucharían por el oro y tercero y cuarto por el bronce.
Juanito Colaban jugaría siete de los ocho partidos que disputo España, solo estuvo ausente en la derrota ante Yugoslavia, que se proclamaría campeona, y contribuyo con 57 puntos.
En 1983 es nombrado mejor jugador europeo y mejor jugador del Campeonato de Europa de Nantes donde España gana la medalla de plata.
Pero su año estrella será el 84, logra la liga, la copa y la recopa de Europa antes de acudir a sus terceros Juegos.
En la ciudad californiana Corbalán brilla con luz propia, sale en el quinteto titular de los ocho partidos de España, anota en todos ellos, menos en la victoria ante China, donde Antonio Díaz Miguel le da mucho descanso y solo disputa 12 minutos. Al final del torneo termina con 39 puntos, 5 rebotes y 9 asistencias en su estadística.
Con la plata al cuello, Corbalán se retira de la selección después de disfrutar 176 partidos.
Todavía permanecerá 4 años más en el Real Madrid y en 1990 después de dos años inactivo jugara una temporada en el Forum Valladolid donde se retiro definitivamente para dedicarse a su profesión.
El doctor dejo las canchas para pasar en los quirófanos y las tribunas periodísticas pero en los tres escenarios deja lecciones para los más jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada